U. de Chile y FACH firman convenio de colaboración en materias espaciales

El acuerdo busca consolidar y coordinar el trabajo de la Universidad de Chile y la Fuerza Aérea para lograr un avance sustancial en el ámbito espacial. El convenio permitirá, entre otros aspectos, el trabajo integrado y colaborativo entre ambas instituciones, abordando la formación profesional, investigación y desarrollo de tecnología aeroespacial.

El lunes 18 de marzo 2019 el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, General del Aire, Arturo Merino Núñez, junto al rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi Véjar, firmaron un “acuerdo marco de colaboración en materias espaciales”, que busca consolidar mecanismos de colaboración entre ambas instituciones que contribuyan al desarrollo espacial nacional y a la creación de bienes públicos asociados.

La colaboración tiene por objeto fortalecer el marco normativo nacional en materias espaciales, consolidar una institucionalidad espacial nacional y favorecer la integración multisectorial del Estado en este ámbito. Además se plantea mejorar la formación profesional, la investigación y desarrollo de tecnologías en el ámbito aeroespacial, mejorar sus aplicaciones para el desarrollo económico, social, ambiental y de defensa; propiciar la existencia de presupuesto público específico, regular y complementario entre las entidades vinculadas al espacio ultraterrestre, para el desarrollo y fortalecimiento de las capacidades espaciales nacionales; y que gracias a éste se generen acciones para incrementar el acceso público a datos geoespaciales.

El convenio de colaboración se da tras varios meses de trabajo, liderado por autoridades, académicos e investigadores de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) de la Universidad de Chile, quienes durante 2018 prepararon una propuesta de programa espacial para Chile a solicitud de la Comisión Desafíos del Futuro, Ciencia, Tecnología e Innovación del Senado.

“Este momento constituye un punto de inflexión en el desarrollo espacial de Chile. Detrás de la firma de este convenio existe la férrea voluntad de ambas instituciones de aunar esfuerzos en la cooperación científica – tecnológica en materia espacial. Valoramos la decisión y capacidad de la Universidad de Chile respecto al avance en materias espaciales, la que sumada a la experiencia de la Fuerza Aérea permitirá al país seguir avanzando en el dominio y testeo del espacio en beneficio de la defensa y el desarrollo de la Nación”, expuso el Comandante Merino.

“Este acuerdo es muy significativo porque es un proyecto conjunto que dos instancias que se deben a todos los chilenos: la Fuerza Aérea de Chile y nuestra universidad, y la idea es generar un proyecto conjunto en un área que es absolutamente fundamental para ubicar a Chile en una perspectiva de futuro, que es el tema espacial. Creo que es algo que va a darle un desarrollo muy importante a nuestra investigación científica, va a permitir generar datos relevantes desde todo punto de vista para el país. Aquí van a haber datos geográficos, de flora y fauna, de proyección de productividad en el país, va a ser una fuente de datos importantes para toda actividad, es algo que nos une como Nación, que nos va a dar una connotación de Chile y su proyecto espacial. Creemos que es fundamental esta idea de estar sirviendo a la Nación con un sentido de futuro. Para una universidad la investigación científica al servicio del desarrollo del país y la formación de recursos humanos son dos de sus más grandes aspiraciones”, planteó el rector Vivaldi.

La propuesta -a la que se sumaron otras 13 instituciones nacionales- se basa en la utilización de nanosatélites enfocados, en una primera etapa, en la vigilancia de incendios forestales y la contaminación lumínica; además de la integración de redes terrestres y el desarrollo de un Centro de Integración y Análisis de Datos Geoespaciales.

“Este convenio apunta al desarrollo del recurso espacial, que tiene un alto valor estratégico, científico y económico, y que aún no ha sido suficientemente reconocido ni explotado por nuestro país. Es un acuerdo histórico que nos permitirá combinar recursos civiles y militares en pos de un avance sustancial en el ámbito espacial, para abordar tareas de formación profesional, investigación, desarrollo tecnológico y análisis de datos”, indica Francisco Martínez, decano de la FCFM, autoridad que, junto al Jefe del Estado Mayor General, Roberto Avendaño, estará a cargo de coordinar esta nueva alianza.

Antecedentes para la colaboración

En 1958 el Estado de Chile inició su actividad espacial a través del programa Minitrack-Network, experiencia que consolidó la primera colaboración nacional entre el sector académico y la Defensa Nacional en materias de actividad ultraterrestre.

En la década de los noventa, el Estado de Chile desarrolló el Programa Satelital de la Fuerza Aérea de Chile (FASat), posteriormente a través del Proyecto Sistema Satelital de Observación de la Tierra (SSOT) y en particular con la operación del satélite FASat Charlie, se evidencia la estrecha vinculación entre el desarrollo espacial nacional y el avance de la ciencia, tecnología, el conocimiento e innovación en colaboración con la academia.

Por su parte, la Universidad de Chile ha encabezado a nivel nacional el desarrollo de programas satelitales, con la exitosa misión del nanosatélite SUCHAI como su mayor exponente. Actualmente el plantel se prepara para el lanzamiento de PlantSat, que se realizará a comienzos de 2020, que buscará mantener viva una planta en el espacio, y se encuentran en construcción SUCHAI 2 y 3.